EL ARBITRAJE Y LA MEDIACIÓN INSTITUCIONALES: EFICACIA EN LA SOLUCIÓN DE CONFLICTOS

IMG_9284

La forma más común de resolver los conflictos es a través de la justicia ordinaria; sin embargo, existen vías alternativas de resolución de controversias, tales como el ARBITRAJE y la MEDIACIÓN.

En el Ecuador, la Constitución ha instituido los Medios Alternativos de Solución de Controversias (MASC), al señalar en su Art. 190: Se reconoce el arbitraje, la mediación y otros procedimientos alternativos para la solución de conflictos…”

La Ley de Arbitraje y Mediación promulgada el 4 de septiembre de 1997, define así al arbitraje: 

El sistema arbitral es un mecanismo alternativo de solución de conflictos al cual las partes pueden someter de mutuo acuerdo, las controversias susceptibles de transacción, existentes o futuras para que sean resueltas por los tribunales de arbitraje administrado o por árbitros independientes que se conformaren para conocer dichas controversias”.

 Y, a la Mediación la define como:

“…un procedimiento de solución de conflictos por el cual las partes, asistidas por un tercero neutral llamado mediador, procuran un acuerdo voluntario, que verse sobre materia transigible, de carácter extrajudicial y definitivo, que ponga fin al conflicto

Así mismo, el Art. 97 de la Carta Magna  señala: “Todas las organizaciones podrán desarrollar formas alternativas de mediación y solución de conflictos, en los casos que permita la ley…..”.

ARBITRAJE ADMINISTRADO O INSTITUCIONAL.- Es el que se efectúa a través de una institución a la que las partes en función del principio de autonomía de la voluntad delegan el desarrollo del arbitraje, en base a reglas y procedimientos  preestablecidos  por dicha institución; para lo cual es necesario que las partes hagan referencia a tales reglas en el convenio arbitral, sin necesidad de ponerse de acuerdo en todos los detalles del procedimiento arbitral.

La esencia del Arbitraje y de la Mediación, radica en la voluntad de las partes.

Por lo general todos los contratos en su parte final contienen la cláusula de Solución de Diferencias, en la que comúnmente se estipula que en caso de conflictos, las partes los resolverán a través de la justicia ordinaria, pero si voluntariamente deciden escoger las vías alternativas, deben pactarlo en dicha cláusula, excluyendo de esta forma a la justicia ordinaria para intervenir en la resolución de conflictos.

Es conveniente pactar un corto proceso de Mediación previo a cualquier arbitraje, en el mismo Centro de Mediación y Arbitraje, ya que dicho procedimiento, contemplado también en la Ley, permite a las partes llegar a acuerdos totales o parciales, con ahorro considerable de costos en tiempo y en dinero. El Acta de Acuerdo tiene el mismo valor que una sentencia ejecutoriada de última instancia y puede ser inmediatamente ejecutada, en el evento de incumplimiento.

En la misma cláusula de solución de controversias debe pactarse que en caso de que en la Mediación no se llegue a acuerdo total o parcial en el plazo previsto, las partes podrán ir al arbitraje administrado en el mismo Centro.

A continuación un ejemplo de cláusula de Mediación y Arbitraje Administrado:

“CLÁUSULA…SOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS.- Toda controversia o reclamación resultante de este contrato o relativo a este contrato, su incumplimiento, resolución o nulidad, se resolverá en primer lugar mediante  mediación en el Centro de Arbitraje y Mediación UEES. Si la mediación resultare infructuosa, la controversia será resuelta mediante arbitraje ante el Centro de Arbitraje y Mediación UEES, de  conformidad con los Reglamentos del mismo.” 

Entre las principales razones para escoger el arbitraje administrado o institucional, podemos destacar las siguientes:

  • Simplificación de la redacción del convenio arbitral
  • Facilidad y garantía en la designación de los árbitros
  • Costos arbitrales preestablecidos
  • Previsión y seguridad jurídica del procedimiento arbitral
  • Asistencia administrativa
  • Asistencia logística a las partes y a los árbitros
  • Asesoría y supervisión de los árbitros
  • Justicia Alternativa completamente independiente de cualquier injerencia política o de otro tipo.

El arbitraje administrado o institucional por sus características está en condiciones de poder garantizar que el proceso arbitral se desarrolle de manera más ágil y eficiente, con relación al arbitraje ad hoc o independiente.

El arbitraje administrado o institucional representa un sistema confiable y seguro para  acceder la Justicia arbitral, ya que cuenta con el  respaldo de  institución que le da soporte especializado, provee a las partes y usuarios  las normas procesales y de organización  que facilitan la administración y desarrollo de los procesos arbitrales.

Con relación a la Mediación, entre sus principales ventajas podemos  destacar las siguientes:

Flexible: Las circunstancias y las partes involucradas en el conflicto permiten que la mediación se realice con un mayor o menor grado de formalidad, así por ejemplo, en un conflicto de índole empresarial entre hombres de negocios, es recomendable un procedimiento formal; pero en conflictos comunitarios o de familia el procedimiento puede ser  menos formal.

Voluntaria: Las partes en conflicto son las que deciden la conducción de la mediación, aportando con la información que quieren que sea conocida o no, proponiendo soluciones parciales o totales; en definitiva, son ellas las que llegan a una solución por su propia voluntad y no por imposición de nadie, solamente con la ayuda de un facilitador que es el mediador.

Rápida:   La mediación es un proceso mucho más rápido que un litigio judicial, pues el conflicto puede llegar a resolverse en cuestión de días y, en algunos casos, incluso de horas.  Puede comenzar en cualquier momento, desde que las partes aceptan la mediación, y fijarse un calendario de reuniones a conveniencia de estas.

Produce acuerdos creativos: Una de las cualidades más importantes del mediador es la creatividad, y este aspecto es esencial para promover que las partes lleguen a acuerdos creativos que les permita solucionar el conflicto y  precaver sus relaciones futuras, conservando sus buenas relaciones empresariales y sus posibilidades de negocios entre ellas.

Utiliza un lenguaje sencillo:   El mediador utiliza un lenguaje simple y claro y logra que las partes expliquen lo que realmente desean, lo que en la mayoría de los casos favorece el acuerdo.

Permite encontrar soluciones de “sentido común”: La mediación no se limita a los precedentes legales, lo cual no quiere decir que no se tengan en cuenta.  Permite que las partes ajusten sus distintas percepciones y sus reclamaciones de modo que resulten más realistas.

En definitiva, árbitros con amplios conocimientos jurídicos y de reconocida probidad, y mediadores calificados; en ambos casos completamente imparciales; sumados a una institución seria y responsable que administra con diligencia los procesos de mediación y arbitraje, es la receta para obtener óptimos resultados en la solución de conflictos entre las partes de una relación contractual o extra contractual.

Alexandra Villacís Parada

Directora

Centro de Arbitraje y Mediación UEES

COMPARTIR: