https://www.youtube.com/watch?v=hd_HMwN0WHY

La Llave: Una historia de retos y crecimiento

Nadie se hubiera imaginado cómo la venta de las conocidas “llaves de paso” (en realidad son válvulas de control para procesos productivos), podrían haber convertido a esta compañía, en una inspiradora empresa con una historia de retos, crecimiento, pero también de un gran entendimiento y comprensión del mercado.

Era 1960 cuando un extranjero llegó al país e inició la venta de válvulas de control de fluidos (llaves de paso) que se utilizaban dentro de los procesos productivos de las diversas industrias. Este pequeño negocio, supo dar cuenta de su crecimiento, cuando entendieron que como empresa no podían solo dedicarse a la distribución de este útil “utensillo industrial” sino que la visión debía extenderse a “ampliar el portafolio”.

Armando Ríos, gerente general de La Llave, narra esta historia y define a la compañía que representa, como “la proveedora líder del mercado” y agrega, “…Pretendemos ser un socio silencioso de la industria, entendiendo al cliente y sus necesidades…”, dice sin reparos.

La Llave tiene 55 años en el mercado ecuatoriano. En estas casi 6 décadas, han logrado representar a más de 50 marcas mundialmente reconocidas, ya no sólo con las válvulas, sino con un extenso portafolio que fue ampliándose a medida que entendieron, cada vez más, lo que los clientes necesitaban.

“Seguimos representando marcas con las que empezamos….”, nos comenta Ríos. Y es que Ingersoll Rand, Goulds, ITT Goulds Pumps, Wilden, Sulzer, Spirax, GE, BobCat, entre otras, representan tan sólo una mínima parte de las marca que La Llave distribuye en el país.

Ríos destaca que una de las fortalezas de La Llave ha sido su capacidad de “ampliar su portafolio” asumiendo retos y riesgos. De las llaves de paso, entendieron que las bombas podrían ser otra ventaja competitiva y se animaron a distribuirlas, pero luego vieron que no era suficiente y decidieron vender también los accesorios de las bombas (comodity) y así terminaron incrementando cualquier producto que pudiera ser útil a la industria dentro del proceso productivo, dando además el valor agregado más importante de la compañía “trasladando conocimiento a la industria”, como lo dice Armando. “ Nosotros tenemos cerca 50 ingenieros en la calle, asesorando al industrial siempre con la meta de ver cómo puede seguir mejorándose la industria…”

La versatilidad de su portafolio, el servicio personalizado, la preparación de sus empleados, son sin duda, elementos que fortalecen el paso de esta empresa, que pese a todo el tiempo de permanencia en el mercado, sigue estando a la vanguardia y promoviendo calidad de servicio. “Además de la fuerza de ventas en Guayaquil, Quito y Cuenca, nosotros no dejamos a un lado a las industrias más pequeñas. Las PYMES pueden encontrar en nosotros un valioso socio estratégico para su industria…”, afirma el empresario.

El éxito de la compañía la ha llevado a trascender fronteras “Hace 15 años empezamos operaciones en Perú, tiempo después arrancamos en Bolivia y finalmente, llegamos a Paraguay. Estamos actualmente en 4 paises, pero nuestra intención es crecer a nivel de Sudamérica…”, afirma Ríos.

Ese crecimiento va acompañado de algunas acciones importantes a nivel de la comunidad, sobre todo la académica. Desde hace varios años, La Llave promueve charlas y conferencias en universidades como la ESPOL, Universidad Politécnica Salesiana, entre otras. “Buscamos compartir conocimientos, pero también atraer talentos nuevos a la empresa…”, confiesa Armando. Además han desarrollado un concurso universitario en el que los estudiantes crean un prototipo para la industria, La Llave, les brinda las piezas, y los alumnos proponen un equipo que dé solución a alguna problemática del industrial.

Como podemos observar, el crecimiento de La Llave va de la mano de su alta capacidad de diversificación. Y es justamente esta cualidad lo que les ha permitido trascender una vez más a través de la era digital. “Al tener una matriz regional, decidimos mejorar nuestra plataforma web, incorporar redes sociales y crear un boletín electrónico que llega a nuestros clientes, con artículos de interés sobre cómo mejorar la eficiencia de un proceso productivo, eso hace que nuestros clientes, conozcan más de nuestros productos…” comenta Ríos. El gerente de La Llave nos indicó que también cuentan con un canal de You Tube “donde colagamos los videos de asesoramiento técnico…” lo cual ha dado grandes resultados para la empresa.

De los 55 años de vida de La Llave, 35 ha estado vinculada a nuestra querida AMCHAM Guayaquil, algo que, según lo reafirma Armando, ha sido vital para ellos “Como lo comenté antes, nosotros representamos a grandes marcas del mundo, muchas de las cuales son americanas. Por eso para nosotros, ser parte de la Cámara es algo muy importante. Nosotros percibimos el apoyo de AMCHAM como un valor agregado que se necesita para mejorar el trabajo. Los networkings y la capacitación de nuestra gente, es definitivamente algo muy valioso de la Cámara para nosotros como empresa…” comentó.

Para esta quincuagenaria empresa, la fidelidad de sus clientes ha sido clave en todos estos años, sin embargo, una de las cosas que destaca Ríos, es la fidelidad de sus colaboradores “Muchos de ellos tienen trabajando con nosotros el mismo tiempo que tenemos de fundada…” y eso dice mucho, no sólo de la empresa, sino de su gente y en esta historia de retos y crecimiento, realmente ellos han jugado el papel más preponderante.

Amcham Gye © All Rights Reserved